Hospital Universitario Virgen del Mar Madrid

Test SIBO, ¿cuándo realizarlo?

 

test sibo precio

 

Ante síntomas y molestias intestinales como la fatiga, la hinchazón o los problemas digestivos, lo mejor es saber qué prueba médica puede resultar más efectiva para obtener un diagnóstico acertado. El test de SIBO es la elección más acertada cuando se sospecha que puede haber un sobrecrecimiento bacteriano anómalo en el intestino delgado.

 

¿Qué es y cómo se realiza?

El test SIBO de hidrógeno y metano espirado, también conocido como test del aliento, es una prueba funcional utilizada para detectar el Sobrecrecimiento Bacteriano en el Intestino Delgado (SIBO). Este trastorno se caracteriza por un exceso de bacterias en el intestino delgado, lo que puede provocar diversos síntomas inespecíficos tanto a nivel digestivo como extradigestivos, como pueden ser la pérdida/aumento de peso, hinchazón, diarrea/estreñimiento, dolor de cabeza, fatiga, aparición de acné o rosácea e incluso anemia.

La prueba consiste en administrar por vía oral un sustrato de azúcar, generalmente lactitol, y luego recolectar el aire espirado a intervalos regulares (de entre 15 y 30 minutos) durante un total de 3 horas o 3 horas y media (entre 180 y 210 minutos).

En condiciones normales, el hidrógeno y el metano son producidos debido a la fermentación del azúcar por las bacterias presentes en el intestino grueso. Estos gases se difunden parcialmente en la sangre y son eliminados por el aliento. Sin embargo, si se registra un aumento de hidrógeno y/o metano espirado en momentos específicos y con determinadas evoluciones en los datos, esto puede indicar la presencia de SIBO y, en ocasiones, proporcionar información sobre el tiempo de tránsito intestinal.

 

¿Qué prueba se hace para saber si tienes SIBO?

Para diagnosticar el SIBO se utiliza principalmente el Test en aliento SIBO. Esta prueba diagnóstica evalúa la cantidad de hidrógeno o metano presente en el aire exhalado del paciente tras ingerir una mezcla de glucosa y agua. El paciente debe beber el sustrato y, posteriormente, se analizan las concentraciones de hidrógeno, anhídrido carbónico y metano en el aire exhalado durante aproximadamente 3 horas.

 

Consideraciones y precauciones

Aunque se trata de una prueba diagnóstica no invasiva, someterse al test de SIBO puede generar diferentes efectos secundarios entre los que destacan estos:

  • Leve distensión abdominal.
  • Gases.
  • Necesidad de ir al baño.

Estos efectos suelen ser transitorios y no causan un malestar significativo.

 

Resultado positivo en el test SIBO: Significado y implicaciones

En caso de que alguno de los resultados del test de SIBO sea positivo, es imprescindible acudir a un equipo de nutricionistas especializados en esta patología, como nuestro equipo médico que conozca la situación clínica del paciente para interpretar adecuadamente los resultados y determinar las implicaciones del diagnóstico.

Un resultado positivo puede indicar la presencia de un sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado, lo que puede ser consecuencia de distintas condiciones médicas, como enfermedades inflamatorias intestinales, cirugías abdominales, diabetes o celiaquía, entre otras.

 

Preparación para el test SIBO: Instrucciones y recomendaciones

El test de SIBO es generalmente seguro y no invasivo, pero se deben tener en cuenta algunas consideraciones y precauciones antes de realizarlo:

  • Se requiere un ayuno mínimo de 12 horas previo a la prueba.
  • Se desaconseja realizarla en las 4 semanas posteriores a un tratamiento con antibióticos, enemas de limpieza o laxantes osmóticos.
  • Además, no se recomienda en pacientes que hayan sido sometidos a una prueba endoscópica o radiológica que haya requerido de una limpieza intestinal.

Cumplir con estas indicaciones ayudará a obtener resultados más precisos y fiables en este test de sobrecrecimiento bacteriano.

 

Valores positivos en el test SIBO: Interpretación y análisis

La interpretación de los valores positivos en el test de SIBO debe ser realizada por un especialista en Aparato Digestivo con conocimiento de la historia clínica del paciente.

Un resultado positivo puede sugerir un sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado, pero es importante tener en cuenta que el test puede proporcionar falsos negativos o falsos positivos. Por lo tanto, el médico debe considerar otros datos clínicos y realizar una evaluación exhaustiva para confirmar el diagnóstico y determinar el tratamiento más adecuado para cada paciente en función de sus resultados y de su estado actual.

 

¿Cuáles son las causas de tener SIBO?

Las causas del SIBO pueden incluir cirugías abdominales, alteraciones anatómicas, problemas de motilidad gastrointestinal, ausencia de secreción ácida gástrica y otras condiciones. Estos factores pueden provocar una proliferación bacteriana que puede inducir síntomas como pérdida del apetito, dolor abdominal, hinchazón, náuseas, diarrea, pérdida de peso involuntaria y malnutrición.

 

Qué es el sobrecrecimiento bacteriano: Características y síntomas

Este síndrome se caracteriza por el crecimiento patológico de bacterias típicas del colon en el intestino delgado. Aunque el intestino delgado proximal debe contener un bajo recuento bacteriano, el SIBO implica la presencia de un exceso de bacterias en esta región, lo que altera su función metabólica normal. Los síntomas más comunes del SIBO incluyen dispepsia, flatulencia, náuseas, hinchazón, dolor abdominal, fatiga, diarrea y estreñimiento.

El SIBO puede estar asociado con diversas condiciones, como anormalidades anatómicas, cambios post-quirúrgicos, fármacos que disminuyen la motilidad intestinal y la aclorhidria (falta de ácido gástrico).

La malabsorción de vitaminas y minerales debido a la presencia excesiva de bacterias en el intestino delgado puede llevar a deficiencias nutricionales y pérdida de grasa con las heces. Aunque no se ha establecido un tratamiento definitivo, los especialistas pueden prescribir distintos antibióticos, dietas bajas en azúcares fermentables o probióticos para abordar esta afección, aunque cada caso es diferente y requiere de un análisis completo por su parte.

 

¿Qué prueba se hace para saber si tienes SIBO?

Para diagnosticar el SIBO se utiliza principalmente el Test en aliento SIBO. Esta prueba diagnóstica evalúa la cantidad de hidrógeno o metano presente en el aire exhalado del paciente tras ingerir una mezcla de glucosa y agua. El paciente debe beber el sustrato y, posteriormente, se analizan las concentraciones de hidrógeno, anhídrido carbónico y metano en el aire exhalado durante aproximadamente 3 horas.

 

¿Cuándo es SIBO positivo?

El SIBO se considera positivo cuando los resultados del Test en aliento SIBO indican una elevación significativa en las concentraciones de hidrógeno y/o metano en el aire exhalado tras la ingesta del sustrato. Esta elevación sugiere la presencia de un exceso de bacterias en el intestino delgado, lo cual puede causar síntomas como pérdida de peso, hinchazón, diarrea, fatiga y otros trastornos digestivos.

En ocasiones, tanto la curva del metano como la curva del hidrógeno sale muy plana, tampoco es bueno, ya que nos podría indicar que hay un SIBO pero en este caso de bacterias productoras de azufre, por lo que también habría que tratarlo y el tratamiento es diferente al del SIBO por hidrógeno y metano

 

¿Qué hacer si das positivo en SIBO?

Si el Test en aliento SIBO arroja resultados positivos y se confirma el diagnóstico de SIBO, es fundamental buscar orientación médica de una especialista en Aparato Digestivo. El tratamiento del SIBO suele incluir el uso de antibióticos orales para reducir el exceso de bacterias en el intestino delgado. Además, se pueden implementar cambios en la dieta, como evitar ciertos alimentos fermentables que puedan favorecer el crecimiento bacteriano.

Es importante tener en cuenta que el SIBO no es un problema en sí mismo sino la consecuencia de que hay algo, ya se a nivel digestivo como a nivel extradigestivo que no está funcionando del todo bien. Por lo tanto a la hora del tratamiento debemos enfocarlo desde varias perspectivas:

  1. Debemos tratar el SIBO con el tratamiendo que el médico considere más adecuado, con dieta y un posterior tratamiento de probióticos que ayude a reparar la microbiota intestinal
  2. Reparar la mucosa intestinal para mejorar las condiciones digestivas y que no se vuelva a producir la migración de bacterias
  3. Solucionar la causa del SIBO. Aquí es donde reside el secreto del éxito en el tratamiento y el evitar recaídas. El origen del SIBO es multifactorial (estrés, ansiedad, mala alimentación, determinados fármacos, determinadas enfermedades no tratadas adecuadamente como celiaquía, hipotiroidismo...)

 


 

Volver

¿Hablamos?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para atender tu solicitud.

Enviar
Actualidad y consejos de salud Hospital Universitario Virgen del Mar
El Hospital Virgen del Mar incorpora la técnica Aquablation para tratar la hiperplasia benigna de próstata

No requiere ningún tipo de incisión quirúrgica y es mínimamente invasiva, entre otras ventajas

Más información
El Hospital Virgen del Mar incorpora la especialidad de Rehabilitación a su cartera de servicios

El Hospital Universitario Sanitas Virgen del Mar sigue dando pasos adelante en la mejora de su oferta asistencial e incorpora la especialidad de Rehabilitación en la cartera de servicios ofrecidos a sus pacientes

Más información