Hábitos saludables a incorporar a partir de los 65 años
  • Compartir esta noticia

A partir de esta edad es muy importante dar prioridad a tres pilares fundamentales que ayudarán a las personas a envejecer de forma saludable y a prevenir la aparición de enfermedades, como las cardiacas, o neurológicas, como el Alzheimer. Estos tres pilares son:

Alimentación

A partir de los 65 años las personas tienen que vigilar más qué comen y cómo lo comen. Para empezar, aunque las necesidades nutricionales son similares a las de la edad adulta, el aporte calórico que necesitan no es igual debido a los cambios que se producen en su día a día.

La dieta que sigan debe ajustarse a un patrón de dieta mediterránea en el que se incluyan todos los grupos de alimentos. Un truco para reducir el número de calorías que consumen es optar por la opción de productos desnatados en los lácteos. Además, también tendrán que moderar el consumo de sal y azúcar.

Por otro lado, la hidratación en esta etapa es fundamental, ya que en algunos casos la sed, el indicador que durante toda la vida les ha alertado sobre la necesidad de ingerir líquidos, deja de funcionar correctamente, por lo que deberán adquirir el hábito de beber líquido a lo largo del día.

Ejercicio físico

Iniciar una rutina deportiva a partir de los 65 años es una buena forma de prevenir la aparición de enfermedades, luchar contra la obesidad y mantener el equilibrio físico y mental. Además, la realización de actividades en grupo fomenta la vida social entre los mayores, ya que a partir de esas edades algunas personas tienden a recluirse, lo que provoca que en algunos casos se acelere el deterioro cognitivo y surjan sentimientos de tristeza, ansiedad y depresión. Participar en actividades comunitarias y sociales ayuda a evitar esa tendencia.

Sin embargo, los especialistas recomiendan acudir a un médico del deporte antes de comenzar a practicar cualquier actividad para hacer una revisión médica que incluya una prueba de esfuerzo y así recomendarles diferentes opciones que se adapten mejor a sus condiciones físicas, la intensidad y el número de días que deben practicarlo.

Por otro lado, también es importante realizar estiramientos tanto antes como después de la práctica deportiva, ya que estirar la musculatura evita lesiones, mejora el rendimiento y permite mantener una mejor flexibilidad y movilidad.

También es importante realizar pequeños cambios en el día a día: optar por las escaleras en lugar del ascensor o bajarse una parada antes del metro o del autobús y terminar el camino a pie.

Estimulación cognitiva

A los hábitos saludables como una alimentación adecuada y la práctica habitual de ejercicio físico hay que añadir la realización de actividades cognitivas que mantengan el cerebro activo.

Actividades cotidianas como coser, leer, jugar a pasatiempos (crucigramas, sudokus, etc.), comentar noticias del periódico o realizar puzles, son actividades sencillas recomendadas que ayudan a promover la estimulación cognitiva.

Otros hábitos que se pueden incluir son:

 

  • Prevenir la soledad visitando a familiares y amigos. 
  • Buscar nuevas amistades para mantener la mente activa y crear nuevas metas y planes. 
  • Cuidar el oído: un anciano que no oye bien puede llegar a estar aislado socialmente y, a la larga, esto hace que aumente el deterioro mental.
  • Acudir periódicamente al médico para revisar y controlar la salud.

 

Volver

Actualidad y consejos de salud Hospital Virgen del Mar
Hábitos saludables a incorporar a partir de los 65 años

El cuerpo humano está diseñado para moverse y así debe ser también cuando llega la jubilación. A partir de los 65 años se suelen producir muchos cambios en la vida de las personas: pasan de trabajar 8 horas diarias a tener mucho tiempo de ocio que a menudo no saben aprovechar.

Más información
Todo sobre la resonancia magnética

La resonancia magnética es una técnica de imagen no invasiva que permite crear imágenes completas y detalladas de una parte determinada del cuerpo humano. La ventaja de esta prueba frente a otras es que, en primer lugar, es indolora y no utiliza radiación, y en segundo lugar, permite obtener las imágenes en una única exploración y en cualquier plano con alta calidad de imagen. Además, se pueden diferenciar los tejidos sin necesidad de emplear contraste intravenoso en la mayoría de los casos.

Más información