Tumor Hepático o de Hígado: síntomas y cómo tratarlo

  • Compartir esta noticia
Tumor Hepático o de Hígado: síntomas y cómo tratarlo

Artículo validado por: Dr. Enrique Velasco, Jefe de Servicio de Cirugía General.

 

Algunos datos nos indican que el cáncer de hígado es uno de los más frecuentes a nivel mundial. De hecho, algunas estadísticas publicadas recientemente sugieren que es la sexta causa más frecuente de cáncer en el mundo. 

 

¿Qué es el tumor hepático? 

 

El cáncer de hígado son células malignas en el hígado y que se desarrollan en pacientes que tienen enfermedades hepáticas. Estas patologías tienen diferentes estadios y siendo la cirrosis uno de los más avanzados y la enfermedad que tiene una mayor probabilidad de acabar convirtiéndose en un cáncer de hígado. 

Tipos de tumores hepáticos

Existen diferentes tipos de cáncer hepático y dependen de la célula de la cual se originan. El cardinoma hepatocelular es el más frecuente y el que se origina a partir de los hepatocitos, las células más abundantes e importantes del hígado. Asimismo, pueden desarrollarse otro tipo de tumores menos frecuentes como el colangiocarcinoma (que deriva de las células de los conductos biliares de dentro del hígado) o por ejemplo el angiosarcoma, que es más infrecuente. 

 

En primer lugar debemos aclarar que, en el hígado puede haber tumores malignos o benignos. 

 

Tumores hepáticos benignos

 

Los tumores benignos no tienen ningún potencial de convertirse en cáncer. Aquí podemos encontrar tumores como los quistes complejos, hemangiomas, los adenomas o hiperplasia nodular focal, teniendo cada uno características que nos ayudan a diferenciarlos y a aplicarles un tratamiento específico. 

 

Tumores hepáticos malignos

 

Por otro lado, encontramos los tumores malignos denominados “primarios” que se producen específicamente en el hígado, y los “secundarios” que son tumores que se encuentran en otros órganos y se reproducen en el hígado. Algunos de estos tumores malignos son el hepatocarcinoma (que aunque es el tumor primario más frecuente, son las metástasis de otros tumores sobre el hígado la patología más común que se asienta en ese órgano) o  colangiocardinoma.

Causas de la enfermedad 

En el caso de los tumores benignos, mayoritariamente tienen una causa congénita, es decir, el paciente nace con este tumor y a medida que va creciendo con el tiempo también van aumentando su tamaño. Otros tumores benignos del hígado como por ejemplo los adenomas, están asociados con la anticoncepción oral que puede hacer que aumenten de tamaño. 

 

La causa por la que aparecen los tumores malignos en el hígado está asociada a enfermedades del hígado como cirrosis o hepatitis crónica y que pueden predisponer a la aparición de tumores hepáticos.

 

 El cáncer hepático se puede diagnosticar por medio de pruebas de imagen en los pacientes que tienen cirrosis pero, en caso de que no la tengan, será necesaria una biopsia. 

 

Síntomas del tumor de hígado

Normalmente los tumores benignos en el hígado no presentan síntomas hasta que llegan a desarrollar un tamaño grande pues, debido a su localización, no empiezan a provocar molestias hasta que no han crecido lo suficiente. En general los tumores pequeños casi no producen síntomas. 

 

En el caso de los tumores malignos suelen producir dolor cuando tienen un tamaño considerable. La mayoría de estos tumores se suelen encontrar accidentalmente mediante la realización de pruebas por otros motivos o patologías. Las pruebas que nos ayudan normalmente a detectar este tipo de lesiones son las ecografías, tomografías o una resonancia magnética enfocada en el abdomen con énfasis en el hígado.

 

Tratamiento del tumor hepático

 

La mayoría de los tumores benignos no tienen necesidad de ser quitados pues normalmente no tienen potencial de convertirse en cáncer y solamente son extirpados cuando producen síntomas, es decir, dolor o compresión de otros órganos. En el caso de los adenomas, a pesar de ser tumores benignos, tienen la probabilidad de convertirse en cáncer en un futuro, un caso en el que sí estaría indicado extirparlo. 

 

Respecto al tratamiento de los tumores malignos va a depender de diferentes factores: 

  • Tamaño de la lesión
  • Localización del tumor
  • Estadio en el que se diagnostica la enfermedad. 

En función de estos tres aspectos los tratamientos más comunes son las cirugías abiertas o aquellas realizadas por laparoscopia. Los tumores más pequeños y localizados en la periferia del hígado se pueden tratar con técnicas menos invasivas. 

 

En una fase inicial se suelen considerar tratamientos quirúrgicos o tratamientos guiados por la imagen, y cuando la enfermedad es más avanzada se pasa a tratamientos sistémicos que son aquellos que intentan frenar la progresión de la enfermedad. 

 

En el caso de los tratamientos quirúrgicos son fundamentales porque tienen una finalidad curativa y que puede ser la extirpación de la parte del hígado en la que se encuentra el tumor o directamente un trasplante de hígado. Por otro lado, los tratamientos guiados por imagen son tratamientos poco invasivos que consisten en llegar directamente al tumor y eliminarlo sin cirugía. 

 

En el Hospital Sanitas Virgen del Mar contamos con una unidad de diagnóstico y tratamiento multidisciplinar de los tumores hepáticos en la que hacemos una evaluación y selección de pacientes y contamos con un “Comité de tumores” en el que intervienen especialistas oncólogos, especialistas de medicina interna, radiología y cirugía lo que hace que varios de nuestros profesionales trabajan en conjunto para ofrecer al paciente el mejor tratamiento personalizado para su caso concreto. 

 

Además, en el Hospital Sanitas Virgen del Mar estamos posicionados como un centro especializado en el tratamiento de cáncer de hígado y tumores hepáticos utilizando tecnología de vanguardia contando con cirujanos con una amplia experiencia en este ámbito. 

 

Por último, nos gustaría acabar este artículo, indicando que una persona con un cáncer de hígado (dependiendo de los diferentes factores anteriormente comentados) puede llevar una vida normal y realizar sus actividades cotidianas, aunque a veces, esto va a depender de los efectos secundarios que le pueda producir uno u otro tratamiento. Respecto a la dieta, la principal limitación es el alcohol pues, en relación a los alimentos no hay limitación de cantidad ni de tipo de alimento aunque lo más posible es que el equipo médico le recomiende al paciente algún tipo de dieta.

 

Para más información consulta la Unidad Tumores Hepáticos del Hospital Sanitas Virgen del Mar,  o solicita una cita llamando al 91 353 95 00.

Te puede interesar también: Cirugía General y Aparato Digestivo en Hospital Virgen de Mar

 

Volver

Actualidad y consejos de salud Hospital Virgen del Mar
Dr.Gerardo Martín, uno de los mejores doctores especialistas en dermatología de España

Si estás buscando al mejor dermatólogo de España, el Dr. Gerardo Martín del Hospital Virgen del Mar entra en la lista de los mejores 25 de España.

Más información
El Hospital Virgen del Mar premiado como uno los mejores hospitales de España

El Hospital Virgen del Mar de Sanitas, galardonado en los premios BSH como uno de los mejores hospitales de España en la categoría de Riñón y Vías Urinarias.

Más información